Servicios

electro merchán

Fontanería y riego por aspersión

La fontanería en sentido general cubre muchos dominios del edificio.

La fontanería sanitaria que conlleva el suministro y la distribución del agua potable de las viviendas, la instalación de los elementos sanitarios, la producción de agua caliente sanitaria y el vertido de las aguas residuales hasta los sumideros o fosas de depuración.

El  simple gesto que consiste en abrir un grifo nos hace olvidar hasta que punto es indispensable el agua hoy en día. Su aparente abundancia enmascara la dificultad de producir y distribuir el preciado líquido a millones de hogares.

Para poder asegurar un buen caudal de agua en la instalación es preferible utilizar un diámetro de tubería superior, ya que si este diámetro es inferior al abrir varios grifos a la vez se notará una disminución de caudal en todos ellos, esto es debido a que se pide más caudal del que puede circular por la tubería si esta no tiene el diámetro adecuado.

El aparato para contar el consumo de agua es el contador y se mide en metros cúbicos.

Antiguamente el material de las tuberías de agua que se utilizaba era el plomo y el hierro que luego se substituyó por el cobre y que actualmente este último  ha sido substituido por el plástico al ser un material más manejable.

Al igual pasa con las tuberías de vertido de aguas residuales han de tener el diámetro mínimo necesario, para que estas puedan evacuar el agua sin el consiguiente problema que en un futuro se obstruyan debido a que se han utilizado en su instalación diámetros inferiores a los permitidos y reflejados en el correspondiente reglamento.

En caso de que la presión en la red de distribución se inferior y esta no llegue con suficiente presión  a los puntos de servicio y/o consumo o a la parte más elevada o alejados de la vivienda, debe de instalarse un grupo de presión que será el encargado de elevar la presión del agua hasta una cierta presión  necesaria, la cual vendrá dada por el tipo y modelo de equipo que se utilice y/o se instale.

Y en el caso de que la presión en la red de distribución sea muy elevada, se instalará un dispositivo para reducir la presión de esta, ya que las tuberías están hechas para poder soportar una determinada presión mínima de servicio que según normativa dicha presión es de 15 bares.

Si la presión de  la red de suministro, es muy elevada hay unos dispositivos llamados reductores de presión que reducen esta presión. Estos dispositivos van regulados a una presión de salida de 3bar una presión más que suficiente, para hacer funcionar todos los electrodomésticos (lavadora, termo, calentador, lavavajillas)  que utilizan agua en la vivienda y que esta llegue al punto más alejado de la vivienda con presión y caudal suficiente. Ya que una presión superior a 3bar seria perjudicial.

Se recomienda colocar un reductor de presión en la tubería de alimentación, lo más cerca posible al contador de agua, siempre que la presión sobrepase los 5bar o 5kg/cm2. Después también se puede instalar un manómetro.

Una válvula reductora de presión es un dispositivo que permite reducir la presión de un fluido en una red. El más sencillo consiste en un estrangulamiento en el conducto que produce una pérdida de carga o presión para reducir la presión pero la presión variará mucho según la presión de entrada y caudal. Si aumenta el flujo la presión bajará y si se detiene la presión se igualará con la de alta presión.

Los más correctos son los que consiguen que en la salida hasta una presión constante fija o seleccionada.

Hay que resaltar que estas válvulas solamente son capaces de reducir la presión, de modo que si la presión de entrada es inferior a la de consigna de la válvula, la presión de salida será igual a la de entrada, es decir, en la mayoría de los casos, insuficiente.

El manómetro es un instrumento de medida para la presión de fluidos contenidos en recipientes cerrados. Se distinguen dos tipos de manómetros, según se utilicen para medir la presión de líquidos o de gases.

Dentro de la fontanería también se podría incluir las instalaciones de riego por aspersión y las instalaciones de los equipos de bombeo de las piscinas.

Una vez finalizada toda la instalación de fontanería (tuberías, accesorios, desagües... etc.) toca la instalación de lo que son sanitarios y demás accesorios

El material utilizado para hacer la estanqueidad de la rosca con los accesorios es el teflón.

Dentro de la fontanería hay que mencionar la instalación de las aguas residuales.

La red de evacuación de aguas residuales, nace como una necesidad complementaria a la red de agua fría, ya que después de introducir en el edificio y cumplimentada su misión higienizadora en las distintas funcione del mismo, es preciso dar salida a esta agua al exterior, lo cual implica la necesidad de una red interior de evacuación que a nivel local de aparato sanitario y progresivamente a nivel de conjunto de aparatos (vivienda) y grupo de viviendas (edificio) va aumentando, hasta construir toda una instalación, que va recogiendo, los distintos vertidos y los unifica en un punto (pozo de acometida), para darles salida a otra red a nivel urbano, que es la red de alcantarillado, que de igual forma que la red interior, agrupa los desagües de cada edificio, ésta agrupa los desagües de todos los edificios en un núcleo urbano y los canaliza hasta una última instalación de depuración y vertido que finaliza en una corriente superficial (río), o bien directamente, o a través de esta corriente al mar; cerrándose el ciclo que se inicio, con la evaporación de esta masa de agua del mar, que dio origen a las captaciones de la red de agua fría, como aguas metódicas, superficiales o subterráneas.

La evacuación de las aguas residuales es un requisito indispensable, en todos los casos de habilitación de un edificio. No existía hasta ahora una normativa básica especifica para las instalaciones interiores de evacuación, sin embargo se hacia referencia a esta instalación en otras normativas y especialmente en todas las ordenanzas municipales, donde se define con precisión.

Aguas de evacuación

Con este nombre, se denominan el conjunto de aguas que vierten en la red evacuación. Las diferencias que se presentan en la clasificación de las aguas son numerosas, pero según su procedencia y las materias orgánicas que transportan, podemos dividir en tres clases, las aguas de evacuación de un edifico normalmente de viviendas:

.- Aguas sucias, que son las que proceden del conjunto de sanitarios de la vivienda (fregaderos, lavabos, bidés, etc.) excepto de inodoros o placas turcas. Son agua con relativa suciedad y arrastran muchos elementos en disolución, así como grasas, jabones detergentes, etc. En muchas referencias también se denominan residuales o amarillas.

.- Aguas fecales o negras que son aquéllas que arrastran materiales fecales i orines procedentes de inodoros y placas turcas. Son aguas con alto contenido en bacterias y un elevado contenido en materias sólidas y elementos orgánicos.

.- Aguas pluviales o blancas, que son las procedentes de la lluvia o de la nieve, de esorretientas o de drenajes. Son aguas generalmente bastante limpias.

Partes principales de la red interior de evacuación.

La red interior de evacuación de un edificio, consta de tres partes fundamentales

1.- El conjunto de tuberías de evacuación.

2.- Los elementos auxiliares formados fundamentalmente por cierres hidráulicos, sifones, sumideros y arquetas.

3.- La red de ventilación.

Tuberías de evacuación.

El primer conjunto que construyen las tuberías de evacuación, lo forman los desagües, las derivaciones, los bajantes y los colectores.

.- Desagües: conducto que, arrancando de las válvulas u orificios de caída de los aparatos sanitarios, desembarca en otro conducto de mayor diámetro. Al desagüe de los inodoros, se les suele nombrar comúnmente como mangueton del inodoro.

.- Derivaciones: Son las tuberías horizontales con cierta pendiente, que enlazan los desagües de los aparatos sanitarios con las bajantes. Estas tuberías tendrán una pendiente mínima de un 2,5% y una máxima de 10% y normalmente discurren bajo el  piso o empotrados sobre parámetros o cámaras de aire, o bien colgados en falsos techos.

Las derivaciones de diferentes aparatos sanitarios, se pueden agrupar en un bote sinfónico o desaguar directamente a la bajante, en cuyo caso, se dispondrá de un sifón por aparato sanitario, no obstante hay determinados aparatos sanitarios que es preceptiva su unión directamente con la bajante, como son inodoros, vertederos y placas turcas y otros que es de buena disposición el que lleven sifón individual, como fregaderos, lavaderos y aparatos de bombeo

.- Bajantes: Son las tuberías verticales que recogen el vertido de las derivaciones y desembocan en los colectores, siendo por lo tanto descendentes, éstas van recibiendo en cada planta las descargas correspondientes a los aparatos sanitarios que recogen en las mismas.

Las bajantes deben realizarse sin derivaciones ni retranqueos y con diámetro uniforme en toda su altura excepto, en el caso de bajantes residuales, cuando existan obstáculos insalvables en su recorrido y cuando la presencia de inodoros exija un diámetro mínimo concreto. El cual no debe disminuir en el sentido de la corriente.

.- Colectores: Son tuberías horizontales con pendiente, recogen el agua de las bajantes y las canalizan hasta el alcantarillado urbano. La pendiente de los colectores será siempre superior al 1,5%, si bien está muy condicionada por las cotas del alcantarillado urbano, teniendo en ocasiones unos límites demasiado estrictos, y en otras ocasiones, precisan pozos de resalto para alcanzar las cotas de este alcantarillado urbano.

Por lo tanto tendremos colectores enterrados y colectores colgados, cuando la cota de alcantarillado se encuentre por encima del nivel más bajo del local a evacuar.

Como normal general cada edificio deberá tener una acometida independiente.

En este apartado también podemos incluir el riego por aspersión.

El sistema más recomendable para regar un jardín es mediante una instalación de riego automático. Sale un poco más caro que uno con apertura manual de llaves, pero merece totalmente la pena. Las razones son: 

1. Puedes programarlo para que riegue exactamente los días de la semana que quieras y el tiempo que desees cada vez. Por ejemplo, lunes, miércoles, viernes y domingo, de 7 de la mañana a 7,30.

 2. Ahorra tiempo y trabajo. No hay que molestarse en abrir ni cerrar llaves, ni cambiar aspersores de sitio.
3. El agua se distribuye uniformemente, gracias a los aspersores y difusores bien regulados y fijos. 
4. Se puede regar por la noche o al amanacer. A esas horas hay menos viento, al Césped le cae mejor puesto que no hace tanto calor, se pierde menos agua por evaporación y además hay más presión en la red.
5. El riego automático es apto para todo tipo de emisores: aspersores, difusores, goteo, cintas de exudación, microaspersores y riego subterráneo. En este artículo expondré los fundamentos del montaje de un riego de estas características. Lo más cómodo y seguro es encargarlo a una empresa de riegos competente (ojo que hay mucho aficionado montando riegos), pero si te atreves y te tomas la molestia de informarte bien, serás capaz de hacerlo. Hablamos siempre de una instalación sencillita, para un jardín tipo chalet. En jardines grandes hay que hacer cálculos más precisos y observar otros detalles.

 

Componentes de un sistema de riego por aspersión:

 

.- El programador lo que hace es dar las órdenes de apertura y cierre a las electroválvulas. Se le indica los días de la semana que hay que regar (por ej.: lunes, miércoles y viernes) y cuánto tiempo cada riego (por ej.: de 6.00 a las 6,20 de la mañana).

.- La electrovàlvula Se abren y cierran cuando el programador le da la orden. Por ej., que se abra a las 7'00 horas y que se cierre a las 7'20 horas. Simplemente.

.- Cables: Conectan las electroválvulas al programador. Deben ser con doble o triple protección contra humedad. Por su bajo voltaje de funcionamiento (24V), no son peligrosos y no es necesario meterlos en un tubo, sino que se pueden enterrar junto a las tuberías de riego.

.- Arquetas: En ellas van las electroválvulas. Generalmente son de plástico y las hay individuales o con capacidad para varias electroválvulas.

.- Tuberias de polietileno: Para riegos, lo mejor es emplear tuberías de polietileno (PE). El PVC es mucho más incómodo de trabajar. En el caso del PVC las uniones se hacen con un pegamento especial. Las tuberías y accesorios de PE se enroscan rápidamente.

.- Accesorios: Codos, tes, enlaces, reductores... etc.

.- Reductor de presiónPara riego por goteo, muchas veces es necesario reducir la fuerza del agua. Puede hacerse con una simple llave o con un dispositivo llamado reductor de presión. Hay modelos complejos para instalaciones grandes y otros muy sencillos, como el de la foto. 

.- Difusor AspersoresTuberías de goteoCintas de exudaciónRiego subterráneoMicroaspersores

Toda la instalación se realiza siguiendo su correspondiente reglamento:

- NIA (Normas Instalación Agua) Real Decreto 9 de diciembre 1975