Actualidad

electro merchán

  • El porqué de una toma de tierra

    • 05 Diciembre 2017
    El porqué de una toma de tierra

    Una de las partes más importantes de un sistema eléctrico es, curiosamente, la protección de tierra. Normalmente se conoce con el nombre de puesta a tierra, toma de tierra o simplemente tierra, y se trata de un cable cuyo aislante suele ser verde y amarillo, que está conectado a las partes metálicas de la estructura del edificio y a una pica enterrada en el suelo, que le da su nombre.

    La característica principal de este cable es que tiene muy baja resistencia, por lo que en el caso de un fallo eléctrico, la corriente tenderá a ir por él, y no por el cuerpo de una persona. En casi todos los enchufes de la casa se encuentra un contacto especial para la toma de tierra, y ya depende del aparato el utilizarla o no.

    Un fallo en un aparato puede producir un contacto directo o por humedades en su interior, alcanzando sus partes metálicas. Si estas están puestas a tierra, la electricidad se desviará por el circuito de tierra, evitando que pueda dar corriente a las personas.

    Para realizar la obra que conlleva instalar una puesta a tierra, lo mejor es contratar unos especialistas.

    Esta protección de tierra se complementa con un interruptor diferencial, un interruptor automático que controla la intensidad de corriente que pasa por sus dos cables, fase y neutro. Si éstas son diferentes, significa que el existe una derivación a tierra en la instalación, por lo que esta ya no es segura y se abre.

    En el caso de que el interruptor diferencial de casa se disparara, es necesario desenchufar todos los aparatos e ir enchufándolos uno a uno para detectar cual de ellos está estropeado, y así poder llevarlo a arreglar.

    ¿Qué es la toma de tierra y para qué sirve?

    Seguro que has escuchado hablar de la toma de tierra y probablemente sepas que está relacionado con la electricidad, pero ¿conoces exactamente qué es y sobre todo para qué sirve? Si la respuesta es negativa, sigue leyendo porque conocer esta información es importante para tu seguridad.

    Los principales objetivos de la toma de tierra son:

    Proteger la seguridad de las personas y evitar que nos electrocutemos

    Proteger las instalaciones

    Minimizar el ruido electromagnético y mejorar la calidad de la señal

    Desde 1973 la ley establece que todos los edificios que se construyan deben tener una toma de tierra. Esto es una parte del circuito eléctrico que impide que nos dé una descarga eléctrica. Gracias a la toma de tierra, si estamos descalzos o sobre una superficie mojada y tocamos un electrodoméstico con algún defecto de aislamiento la corriente eléctrica no pasará a nuestro cuerpo si no que irá por la toma de tierra. En caso de no existir, las consecuencias serían terribles ya que incluso podría provocarnos la muerte.

    Y puede que te estés preguntado ¿dónde se está la toma de tierra? La respuesta es en los enchufes de las instalaciones modernas, allí encontrarás dos pequeñas patillas metálicas a los lados. Están conectadas a un cable amarillo y verde que facilita el que podamos identificarlas. Estos cables van a parar a la pica (en la imagen inferior), una varilla metálica situada en el suelo de la base del edificio, que puede ser de cobre o acero. En otras instalaciones los cables desembocan en placas de cobre, mallas metálicas o un cable de cobre enterrado.

     

    Elementos que forman una toma de tierra

    Electrodos o picas, son las partes metálicas que están enterradas.

    Línea de enlace, es decir, el conductor conectado a los electrodos.

    Bornes de puesta a tierra, conexión entre la línea de enlace y los conductores de protección.

    Conductores de protección, unen los puntos de la instalación con la línea del enlace.

     

     

    ¿Cuál es un buen valor de resistencia de tierra?

    Hay una gran confusión con respecto a qué constituye una buena conexión a tierra cuál sería el valor de resistencia de tierra correcto. Lo ideal es que una conexión a tierra tenga una resistencia de cero Ohmios.

    No hay ningún umbral de resistencia de tierra estándar que se haya reconocido de manera unánime por parte de todas las agencias de normativas. No obstante, la NFPA y el IEEE recomiendan un valor de resistencia de tierra de 5,0 Ohmios o menos.

    El NEC indica que es necesario 'asegurarse de que la impedancia del sistema a tierra sea menor de 25 Ohmios, tal y como se especifica en la norma NEC 250.56. En instalaciones con equipos sensibles, debería ser de 5,0 Ohmios o menos'.

    El sector de las telecomunicaciones a menudo usa 5,0 Ohmios o menos como el valor para la puesta a tierra y las conexiones eléctricas.

    El objetivo de la resistencia de tierra es lograr el menor valor posible de resistencia de tierra que sea razonable en términos económicos y físicos.

    La toma de tierra es un elemento fundamental de cualquier instalación eléctrica. Según el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión español: “Las puestas a tierra se establecen principalmente con objeto de limitar la tensión que, con respecto a tierra, puedan presentar en un momento dado las masas metálicas, asegurar la actuación de las protecciones y eliminar o disminuir el riesgo que supone una avería en los materiales eléctricos utilizados” (Instrucción Técnica Complementaria 18). Por lo tanto, las tomas de tierra protegen tanto a los equipos como a las personas de diferencias de potencial peligrosas. Los objetivos de un sistema de puesta a tierra en baja tensión son los siguientes:

    · Proveer seguridad a las personas limitando la tensión de contacto.

    · Proteger las instalaciones dando un camino de baja impedancia.

    · Mejorar la calidad de la señal minimizando el ruido electromagnético.

    · Establecer un potencial de referencia equipo tencializando el sistema. Para obtener una toma de tierra eficaz es fundamental conseguir una resistencia de tierra baja, usando conductores con una sección adecuada para transportar la corriente esperada.

    Además deben poseer una alta resistencia a la corrosión. El valor de la resistencia eléctrica de la toma de tierra se debe medir aislado de todo elemento de naturaleza conductora, por lo que es necesario la utilización de elementos seccionadores para separar la toma de tierra del resto de la instalación durante la medición. Otros factores determinantes a la hora de diseñar una toma de tierra son los siguientes:

    .- Para poder medir la resistencia de la toma de tierra de forma habitual es necesario colocar un registro de inspección.

    .- La humedad del terreno reducirá la resistencia de tierra.

    .- Los compuestos mejoradores de tierra reducen la resistividad del terreno.

    .-Se debe conocer las instalaciones eléctricas o de gas enterradas para separarse la distancia de seguridad especificada en cada caso.

    .-Se debe conocer las tuberías o depósitos de agua enterrados para unir la toma de tierra equipotencialmente a ellos. Para obtener una resistencia de puesta a tierra adecuada en terrenos con resistividad elevada deben utilizarse electrodos especiales para terrenos de baja conductividad, electrodos profundos o anillos conductores perimetrales.


      Volver